Fútbol

LIGA MX

Guillermo Ochoa logra cifra histórica con el América

El guardameta mexicano alcanzó un número de partidos histórico bajo los 3 postes de la portería azulcrema,

Guillermo Ochoa alcanzó los 400 partidos con el América.Créditos: @ClubAmérica
Por
Escrito en FÚTBOL el

Pocos jugadores en el fútbol pueden presumir lealtad a un solo club en su carrera. En México no pasa seguido y aunque Guillermo Ochoa cumplió su sueño de irse a Europa a atajar a allá, regresó al país con el equipo que lo vio nacer futbolísticamente; el América. 

Ochoa nació un 13 de julio de 1985 y apenas a los 18 años debutó con la playera azulcrema. Su primera aparición en el arco del club capitalino fue un 15 de febrero de 2004 en un duelo que ganaron Las Águilas. Desde ese momento se convertiría en un meta histórico. 

Para 2005 logró alzar el trofeo de campeón. Un poco más tarde logró aparecer en el Balón de Oro 2007 en el lugar 30 con un voto; en ese momento se convertirá en el primer jugador mexicano en aparecer en esa lista. Su andar por el balompié mexicano ha sido prolífico. 

400 partidos de Guillermo Ochoa

Este domingo América recibió a Bravos de Juárez en la cancha del Estadio Azteca. Aunque el rival no era de renombre, la noche  deslumbró con un reconocimiento al arquero mexicano, además de que una leyenda del americanismo apareció. 

Junto al presidente deportivo del América, Santiago Baños, Ochoa recibió una playera del club enmarcada con el señalamiento de que había cumplido 400 partidos bajo los 3 postes azulcremas. 

El festejo estuvo adornado con la presencia de Cuauhtémoc Blanco, ídolo de las águilas que jugó con Ochoa tanto en el equipo de la capital como con la Selección Mexicana. Incluso el gobernador de Morelos fue parte de la arenga de los futbolistas antes de saltar al terreno de juego. 

En la cancha, Guillermo Ochoa no tuvo mucha tarea. América atacó en todo momento y por ello se llevó una victoria 3-0. Así, el meta mexicano alcanzó 4 partidos seguidos sin recibir gol con este equipo, una marca personal que había quedado cerca de romper en el pasado.