Farándula

FAMOSOS

Cine de Oro: ¿Quién fue el hijo de María Félix y qué pasó con él?

María Félix y su hijo Enrique eran muy unidos; el día que falleció, la diva comenzó a morir, de acuerdo con su exchófer

El hijo de María Félix murió a la edad de 66 años Créditos: Instagram @mariafelixofficial
Escrito en FARÁNDULA el

María Félix, diva del Cine de Oro mexicano, solo tuvo un hijo, al cual procreó con Enrique Álvarez Alatorre, su nombre: Enrique Álvarez Félix, quien hizo una carrera en el cine, teatro y televisión.

Luis Martínez de Anda, quien fue chófer y heredero universal de la actriz, reveló que la relación de la famosa y su hijo era de mucho amor y cariño.

"Lo que yo vi fue completamente mucho amor, cariño, admiración del uno al otro. Obviamente él admiraba mucho a su mamá, la quería mucho. Ella, obviamente a él también le tenía mucho amor", contó en entrevista  para el canal de YouTube María Félix Vlogs.

¿De qué murió el hijo de María Félix?

De acuerdo con Martínez de Anda, la "Doña", como era apodada la diva, comenzó a morir el día que su hijo falleció, lo cual ocurrió el 24 de mayo de 1996. 

Enrique Álvarez Félix perdió la vida a los 66 años debido a un infarto al miocardio, cuando su madre de encontraba de viaje en París.

Instagram @mariafelixofficial

Debido a que María Félix no se encontraba en México, la noticia de la muerte de su hijo la recibió a través de una llamada que le hizo el productor de telenovelas Ernesto Alonso. 

"Entiendo que fue el señor Ernesto Alonso le hizo la llamada, porque la Doña estaba en París. Me imagino que en se momento se derrumbó la Doña. Hizo los preparativos para regresar a México y estar con su hijo", contó Luis Martínez.

Cuando "María bonita" llegó al aeropuerto, Rafael Tovar y Teresa la estaba esperando para llevarla a la funeraria donde estaba siendo velado Enrique.

"Del aeropuerto se trasladó a la funeraria. A pesar del dolor, porque se le notaba en la voz que estaba sufriendo, no dejaba de dar indicaciones", agregó.

Instagram @sisoyquique

Por otra parte, Martínez de Alba contó que María Félix, a quien "le pesó mucho no tener a su único hijo, conservó el departamento de Enrique, algunas de su pertenencias se las llevó a sus casas de la Ciudad de México y Cuernavaca y otras las vendió.