Curiosidades

SUPERSTICIÓN

Viernes 13: ¿por qué ningún elevador tiene piso 13?, ¿es por una maldición?

Muchos edificios del mundo no tienen este número en sus elevadores, si no lo habías notado, te explicamos los detalles.

Muchos edificios no cuentan con el piso 13.Créditos: Juan Carlos García
Escrito en CURIOSIDADES el

Es día de ir a la oficina. Pasas los torniquetes y llamas al ascensor. Nadie más te acompaña, por eso, al entrar a ese cubo frío y gris te da tiempo de observar todo el tablero de número. Tú vas al piso 12, pero de pronto te das cuenta que no existe el 13, ¿acaso todo se debe a una maldición?

Una de las fechas más supersticiosas del calendario ya llegó. Para algunos, el día maldito es martes, para unos el viernes y para otros tantos, mejor le huyen a ambos. Pero parece que todos tienen algo en común y se debe ese número de dos dígitos al que muchos no lo quieren ver. 

¿Por qué ningún elevador tiene el piso 13?

Si pensaste en que estos aparatos no cuentan con la cifra por un tema de superstición y mala suerte, estás parcialmente correcto. Más bien, las construcciones omiten por este piso por una fobia llamada "triskaidekaphobia". 

Este extraño y muy complicado padecimiento de pronunciar, es un miedo irracional al número 13. Para quienes lo tienen, pueden sufrir mareos, náuseas, vómito, taquicardia, ansiedad y sudoración. Con toda esta lista de malestares terribles, pocos lugares son tan terribles para sufrirlos como un ascensor. 

Alguna vez el New York Times escribió al respecto e informó que es un fenómeno de muchos años. De hecho, tendría su origen en la Última Cena, ya que Judas, quien traicionara a Jesús, era el decimotercero invitado. En mitos hindúes, reuniones con este número de invitados eran un infortunio. 

En este sentido, los arquitectos han optado por omitir este piso y mejor usarlo como zonas de mantenimiento o como bodegas para maquinaria y así evitar que las personas al entrar no se sientan mal por ver el número 13 en el elevador. Aunque es un tema de superstición, parece que nada tiene que ver con una maldición.