Life & Style

HIGIENE DE ALIMENTOS

Sandía, melón y papaya: ¿Por qué no debes comprarlas cortadas en mitades?

Una vez cortadas, estas frutas presentan un mayor riesgo de contaminación

Si compras fruta cortada debes tomar esto en cuenta
Escrito en LIFE & STYLE el

Las frutas son una gran fuente de energía para comenzar el día o para dormir con el estómago tranquilo, es por esto que en los supermercados ponen a tu alcance la mejor variedad de ellas. Sin embargo, si eres de los que compra sandías o papayas cortadas a la mitad, esta información te interesa.

Por esta razón debes tener cuidado al momento de comprar fruta cortada

Según la Organización de Consumidores y Usuarios, en muchos mercados o supermercados, las piezas que fueron cortadas permanecen sin refrigeración, junto a más frutas y cajas alrededor, solamente con un plástico film transparente para protegerlas.

Desde OCU se asegura que la fruta una vez cortada presenta un mayor riesgo de contaminación, ya que el contacto con la tabla, el cuchillo, las manos de quien la manipula y el plástico que la cubre, suponen exposiciones al ambiente y agentes externos, los cuales no sufría gracias a la protección de su cáscara.

Ante esta situación, se lanzó un reporte sobre las condiciones de conservación de piezas cortadas de sandía, melón, papaya y piña.

En el informe se dio a conocer que las frutas cortadas tienen una vida útil menor, y que una vez que se hace el corte deben permanecer en refrigeración para evitar el crecimiento de microrganismos patógenos como Salmonella, Escherichia coli verotoxigénico o Listeria monocytogenes.

Además, se detalló que se pueden tener hasta 3 horas sin refrigeración sin que esto suponga un riesgo microbiológico, siempre y cuando el lugar esté ventilado y protegido de la luz solar.

Por otro lado, se recomienda a los comercios que quienes preparen y corten la fruta deben extremar la higiene de los utensilios y superficies de corte, para que el riesgo de infecciones se vea disminuida.

Aunado a esto, se debe de mantener higiene por parte del consumidor y procurar que las frutas una vez llegando a su casa estén en refrigeración y cada vez que se tome un trozo, se evite cortar sobre superficies que no fueron desinfectadas previamente. Además de evitar la contaminación cruzada con sus utensilios de corte.