Life & Style

VIDA Y ESTILO

¿Costillas o chicharrón? El truco para que la salsa verde no sepa ácida o amarga

El preparar una salsa verde requiere de cuidado, esmero, paciencia y dedicación, pero si te suele salir amarga o ácida, aquí te damos unos tips que pueden ayudar.

La salsa verde puede quedar amarga o ácida, según cómo estén los tomates.
El preparar cualquier salsa requiere meses de práctica y dedicación.
Escrito en LIFE & STYLE el

A todos nos encanta comer, el preparar los alimentos puede representar todo un rato para algunos,  nada como un buen taco de carnitas preparadas por ti, pero si de salsas se trata, tienen una mística especial, ya que si no sabes prepararlas, se pueden agriar o volverse ácidas.

¿Por qué el preparar una salsa es todo un arte?

Si no sabes preparar una salsa, seguramente te quedará horrible, el sabor será amargo o la acidez hará que sea prácticamente para estar en la basura. Pero no te preocupes, aquí te diremos algunos tips para que esto no suceda.

Existen diversas formas de preparar una salsa, aunque veas algún tutorial o una receta que se vea sencilla tiene su chiste, ya que los ingredientes deben estar cocidos o preparados bajo ciertas condiciones para que los sabores no se alteren.

Ojo, en días calurosos los ingredientes suelen madurar más rápido, además que las altas temperaturas alteran los sabores, así que procura realizar una salsa en un lugar fresco.

Si para una salsa utilizas vinos, frutas o tomates, cuya acidez puede variar bastante, deberás ser muy cuidadoso para que el sabor no se altere y no saltarte ningún paso en una receta.

Tips y trucos para que una salsa verde no sepa ácida o amarga

Recuerda que un sabor perfecto siempre viene desde su origen, por lo que debes escoger entre tomates verdes y maduros, ya que al estar en su punto sueltan un sabor dulce en cada platillo.

Uno de los tips para que una verde no quede ácida o amarga es que al momento de hervir los tomates, debes de agregar una cucharadita pequeña de bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio ayudará a balancear el pH del tomate y eliminará su sabor agrio, así te evitarás molestias de tus invitados por el sabor.

Por otra parte, si al momento de vaciar la mezcla en un recipiente te das cuenta que la salsa tiene un sabor amargo, puedes arreglarla al incorporar una cucharadita pequeña de azúcar morena, ya que el dulzor ayuda a equilibrar los sabores ácidos de los tomates.

Además, el tatemar los tomates antes de preparar la salsa permitirá que tenga un sabor un poco desagradable y arruiné la comida. Además, si combinas una salsa verde con costillas o chicharrón, el sabor aumenta por la concentración de sabores que tiene la carne.

Si deseas un sabor más dulce, las costillas son perfectas, pero si deseas un poquito de acidez en el sabor, el chicharrón es ideal, ojo, no exageres, a mucha gente no le gusta la comida ácida.

En el caso de la salsa roja, los jitomates suelen ser dulces, muy rara vez habrá uno súper ácido, así que es poco probable que uses estos ingredientes en este tipo de dips.

Con estos sencillos tips podrás realizar una rica salsa verde, que no quede ácida o amarga y solo tenga un sabor picante y de total agrado para los comensales.