Life & Style

TIPS DE COCINA

¿Cómo quitarle lo salado a la comida! No siempre el azúcar te salva

Cuando se comienza a cocinar, es muy común excedernos en la cantidad de sal; por ello, es importante aprender a quitarle lo salado a la comida.

Quitar lo salado a la comida no es gran problema si sigues los tips que te daremos.Créditos: Pexels (Imagen ilustrativa)
Por
Escrito en LIFE & STYLE el

Aprender a cocinar puede ser sencillo; no obstante, eso no salva a nadie de cometer alguno que otro error, principalmente cuando se trata de nuestros pininos cocinando; por ejemplo, muslitos con pollo a la BBQ. Una de las fallas más comúnes es cocinar con mucha sal; sin embargo, para ello existen algunos sencillos trucos para quitarle lo salado a la comida.

De acuerdo con expertos, el aliado principal de los chefs es el azúcar, pero no siempre este ingrediente puede "salvar" un guiso y evitar que lo termines comiendo con desagrado o tirando a la basura.


Tips prácticos que te ayudarán a quitarle lo salado a la comida:

  • ¿Tienes una sopa o guiso salado? Agrega un trozo grande de papa cruda y espera a que esta se haya cocido antes de retirarla.
  • ¿Se te pasó la sal en los frijoles o las lentejas? Añade una papa medio cocida en el centro de la cacerola por 15 minutos.
  • ¿Hiciste un guiso cremoso y sumamente salado? Sólo ponle una cucharada grande de leche.
  • ¿Tu pasta se saló? Mete agua al refrigerador y cuando esté lo suficientemente helada, déjala caer en el guiso.
  • Si tu sopa o guisado contiene verduras o alimentos hervidos, sácalos de la olla y colócalos en agua sin sal. Déjalas unos minutos y devuélvelas después.
     

     

  • Los ingredientes ácidos, como limón, funcionan con casi cualquier plato, pero, al igual que con el azúcar, debes tener mucho cuidado para no excederte en la cantidad.
  • En el caso de los guisados o carne salada, se recomienda colocar un pedacito de piloncillo o una pizca de azúcar.

Si ya probaste todos estos remedios para quitarle lo salado a la comida y no pasa nada, podrías intentar servir el platillo muy caliente, ya que la temperatura disimula el sabor a sal, así tú y tu familia podrán disfrutarlo sin problemas.