Farándula

FAMOSOS

Siempre en Domingo: ¿A qué se dedicó Raúl Velasco al dejar su programa tras 30 años de éxitos?

Al oír el nombre de este conductor es imposible no ligarlo a Siempre en Domingo, pero también tuvo un par de proyectos aparte.

La vida de Raúl Velasco tras Siempre en Domingo fue complicada.Créditos: Daniela Mena
Escrito en FARÁNDULA el

El siempre polémico Raúl Velasco y Siempre en Domingo fueron una de las parejas más importantes para el espectáculo nacional. Durante casi 3 décadas decidieron el futuro de quienes ahora son estrellas y de otros cuantos que tuvieron que dedicarse a otra cosa. Sin embargo, el conductor tuvo un después de este programa y te contamos a qué se dedicó tras dejar su programa de 30 años de éxitos. 

Alguna vez en una entrevista, Velasco confesó que fue invitado a trabajar en Televisa por el mismísimo Emilio Azcárraga Milmo, personaje que también tuvo la idea de darle ese nombre al programa que lo hizo inmortal en la televisión mexicana. 

Sobre el éxito de este formato, una vez Luis Rey, el padre de Luis Miguel, había declarado que la persona capaz de obtener el éxito en el escenario de aquel show, era capaz de lograr todo lo que imaginara en su carrera. Pero como todo, el programa tuvo que terminar y a estos se dedicó Velasco en aquellos años. 

¿A qué se dedicó Raúl Velasco al dejar Siempre en Domingo?

Al inicio de la década de los 90 el estado de salud de Velasco se vio deteriorado por haber sido diagnosticado con Hepatitis C y por lo mismo, el éxito de su programa se vio mermado. Años de lucha lo mantuvieron a flote un poco más, pero el show dejó de trasmitirse un 19 de abril de 1998.

Tiempo más tarde inició un proyecto en radio, pero no fue lo que esperaba. La audiencia no obtuvo el mismo entretenimiento que con su puesta en televisión. Incluso se llegó a mencionar que aquellos que lo habían acompañado en Televisa ya no le contestaban el teléfono. 

Para 2002 publicó un libro, Reflexiones, para vivir mejor, en el que escribió una serie de cuentos e historias en las que el autor hacía referencia a valores y elementos que nunca pueden faltar en la vida espiritual. 

Sin embargo, su éxito tras Siempre en Domingo no volvió a ser el mismo y debido a que padecía aquella enfermedad, murió el 26 de noviembre de 2006, pero no sin antes haber dejado un legado de más de 30 años de éxitos en la televisión mexicana.