Farándula

Carlos Espejel se sincera y revela lo que Cantinflas opinaba de Carlinflas (VIDEO)

Fue en el programa de Pinky Promise que el actor relató la vez que “debutó” en televisión haciendo a Cantinflas y se llevó una gran sorpresa.

 | Carlos Espejel recordó cuando recibió una llamada del mismo Cantinflas estando en vivo.
| Carlos Espejel recordó cuando recibió una llamada del mismo Cantinflas estando en vivo.
Andrea Marín
Escrito en Farándula el

Carlos Espejel, quien estuvo en la cuerda floja después de rumores que apuntan a que habría fingido tener cáncer, es uno de los niños talento que surgieron en la primera generación del CEA y que saltó a la fama gracias a “Chiquilladas”. El actor de 50 años recordó sus inicios en el mundo artístico en el programa “Pinky Promise” conducido por Karla Díaz. Ahí contó la vez que estaba nervioso por imitar a Cantinflas y terminó llevándose una gran sorpresa.

 |
|

Corrían los años 80 y el elenco de Chiquilladas se presentaría por primera vez en el programa de Jacobo Zabludovsky. Para esta presentación la mamá de Carlos le habría hecho su disfraz y ayudado a preparar su guion de Cantinflas, pero el director Cesar González “El Pollo” no estaba seguro de tomar la decisión, pues se decía que a Mario Moreno no le gustaba que lo imitaran.

"Mi mamá es la que le dice a El Pollo, ¿por qué no que haga a Cantinflas?, pero El Pollo le dice: 'No, es que a Cantinflas no le gusta mucho que lo imiten', se sabía que a Cantinflas no le gustaba que lo imitaran, entonces, le dice 'vamos a pensarlo'", contó el actor con Karla Díaz.
 |
|

Finalmente, la producción aceptó y en su primer sketch el actor hizo su mejor interpretación de “el chato” y nunca se salió de personaje, aunque Jacobo lo interrumpiera. Después de su presentación debía seguir el número de Lucerito, aunque como hubo un error con su canción, regresaron con Carlitos y su interpretación de Cantinflas, y fue ahí cuando todo cambió para el pequeño actor.

"Le mandan otra pista, entonces Lucerito ves que hace carita así de 'esa no es' en vivo. Nosotros sabíamos de la importancia del programa de Jacobo Zabludovsky. De hecho, no fuimos ese día a la escuela para poder ensayar todos nuestros números (...) Y dice don Zabludovsky: 'bueno tenemos un problema aquí, ¿verdad don Mario?' y yo: 'yo no, yo ya acabé mi sketch', pero veo que El Pollo me hace señas y yo comienzo a improvisar”.
 |
|

¿Cantinflas se molestó porque lo imitaron?

Espejel comenta que sintió ese momento eterno, pues para un niño de esa edad improvisar tanto tiempo era demasiado y sólo veía que su productor le hacía señas de que “alargara” la improvisación. De repente, vio que Jacobo se dirigió al teléfono y después se lo pasó, para su sorpresa, era Cantinflas.

“Contesto y me dice 'Carlitos, qué buena onda que actúes, sigue así, sigue adelante. Hace falta comediantes, en este mundo lo más importante...', me dice algo así como: 'la primera obligación de un ser humano es ser feliz y la segunda es hacer feliz a los demás. Sigue así, yo te quiero, te respeto. Eso fue una especie de apadrinamiento. Me autorizó de alguna manera porque tenían mucho miedo que a él no le fuera gustar y por el contrario". Recordó Espejel y se le puso la piel de gallina.

Puedes ver el relato a partir del minuto 17:10

Comenta que después de que pasó eso, se fue atrás del escenario y se puso a llorar. De ahí, la carrera de Carlos Espejel despegó, pues asegura que eso lo vio todo el mundo. Incluso años después tuvo la oportunidad de conocer a Cantinflas en persona.

Google News

MÁS INFORMACIÓN

Botana para medio tiempo

Cuáles son las mejores ciudades para comer en el mundo y en qué puesto está la CDMX

Cuáles son las mejores ciudades para comer en el mundo y en qué puesto está la CDMX

Tejate: Así se hace la auténtica bebida prehispánica oaxaqueña

Tejate: Así se hace la auténtica bebida prehispánica oaxaqueña

Semana Santa 2024: ¿Qué es esta celebración y por qué descansamos?

Semana Santa 2024: ¿Qué es esta celebración y por qué descansamos?

Conoce la historia del ‘Hachiko’ mexicano en Querétaro

Conoce la historia del ‘Hachiko’ mexicano en Querétaro