Fuera de Juego

Enfermera crea “la mano de Dios”, tierna solución para simular contacto humano en pacientes con COVID-19

Una enfermera brasileña ideó la forma en poder ayudar a calmar la crisis emocional que enfrentan los pacientes.

Una de las grandes dificultades y pesadillas más grandes de millones de familias que se han enfrentado al COVID-19, es no poder estar cerca de su ser querido cuando éste se encuentra luchando contra la enfermedad en un hospital.



Más Futbol en video


Es por esta razón que una enfermera de un nosocomio en Brasil decidió crear ‘La mano de Dios’ con la cual busca calmar la crisis emocional que enfrentan los pacientes.

La encargada de esta maravillosa idea es Lidiane Melo, quien desde finales del año pasado lleva realizando esta práctica; sin embargo, recientemente tuvo notoriedad tras volverse viral en internet una imagen de su invento.

En la postal podemos ver la mano de un paciente que se encuentra en medio de dos guantes de látex con agua tibia en su interior y atados entre sí, para dar un poco de calor y aliviar la soledad del aislamiento en la que muchos enfermos de coronavirus se encuentran.

¿En qué ayuda ‘La mano de Dios’ a pacientes con la COVID-19?

De acuerdo con Melo su creación tiene como objetivo optimizar el monitoreo vía oxímetro de los pacientes y a su vez mitigar la sensación de soledad y desesperanza, ante las múltiples restricciones a sus familiares para que puedan visitarlos.

Hice este guante con agua caliente para mejorar la perfusión de mi paciente y ver mejor la saturación, y espero que sienta que alguien le está tomando la mano”, mencionó la profesional de salud en entrevista con el diario brasileño Globo.

Por otra parte, Lidiane detalló que la razón por la que decidió llamar a su invento ‘La mano de Dios’, surge de un caso con una mujer que le pedía que sujetara su mano porque tenía miedo de morir, ya que estaba a cargo de dos hijas y dos nietas, al poner en práctica su creación, la fémina se sintió acompañada y tranquila.

Hice la manita, ella se calmó, dijo que parecía que yo la estaba tomando de la mano, y dije que no era la mía, que debía pensar que era la mano de Dios, que iba a ayudarla a salir de allí”, dijo.

Recordemos que debido al peligro latente de contagio, los familiares solo dejan a su ser querido en manos del personal médico y son ellos quienes cada día les informan la evolución de su paciente; algunos otros tienen la fortuna de hablar con ellos mediante un dispositivo electrónico, pero el contacto físico es impensable en tiempos de la COVID-19.

También te puede interesar:

Semáforo COVID del 12 al 25 de abril: Oaxaca y Nuevo León pasan a Verde

Definen fechas y sedes para recibir la segunda dosis de la vacuna contra la COVID en CDMX

En dos meses, la CDMX ha vacunado al 16% de su población

Jóvenes se disfrazan de adultos mayores para recibir vacuna contra COVID en Coyoacán



Artículos Relacionados

Back to top button