Otros Deportes

Terrible Morales abrió su corazón: Narró el motivo de la muerte de su hijo

El pasado 1 de diciembre el exboxeador mexicano dio a conocer la lamentable noticia.

Una lamentable experiencia es la que atraviesa el boxeador mexicano, Erick Terrible Morales, quien el pasado 1 de diciembre dio a conocer que su hijo mayor falleció, el hecho estremeció al deporte y familiares de este hombre tan importante en el ring.



Más Futbol en video


José Fernando Morales, hijo del atleta, tenía tan solo 23 años cuando falleció; en redes sociales “Terrible” le ha dedicado numerosas postales a su pequeño. Entre fotos de la infancia, recuerdos y esquelas de invitación para recordar al joven, se han compartido toda clase de frases de aliento para la familia.

Aunque se desconocía la razón del fallecimiento de Erick Terrible Morales, en entrevista para el programa Un round más, el rival en el ring de Marco Antonio Barreram decidió abrir su corazón para compartir cuál fue la verdadera razón de la muerte de su hijo, quien apenas rebasaba los 20 años.

El originario de Tijuana de 45 años ha generado numerosas reacciones en el mundo deportivo, principalmente porque la muerte de su hijo ocurrió de forma sorpresiva, principalmente tomando en cuenta que el chico era apenas un joven entrando a la edad adulta.

“La comunidad mundial del boxeo se une en oración y dolor por el fallecimiento del hijo de Erik Morales, Fernando. Que la gracia de Dios permanezca cerca de él y su familia durante este proceso”, escribió Mauricio Sulaimán el pasado 1 de diciembre.

Así explicó Terrible Morales la forma en la que falleció su hijo

“Desafortunadamente mi chamaco José Fernando estaba en su casa y digo desafortunadamente porque falleció. (Eran) alrededor de las 3 o 4 de la tarde. Bajó de su habitación y le dijo a su mamá ‘voy a ir al Oxxo por un café ¿quieres algo?’ (…) Se regresó a la casa y les dijo ‘voy a estar arriba en mi habitación”, empezó contando al programa de radio el boxeador.

El chico solía practicar deportes, y dedicaba gran parte de su tiempo a entrenar; además, José Fernando solía ser “muy alegre”, como lo describió su padre. La familia se encuentra resignada, pues saben que “fue algo que nadie pudo evitar”.


“A las ocho o nueve de la noche mi hijo, el grande, Ángel, fue a la habitación por José Fernando para que bajara a cenar y lo encontró ya en un estado rígido. Esto quiere decir que ya tenía rato que le había sucedido algún problema. Estaba en su cama boca abajo. Se apretó y seguramente tuvo un infarto fulminante”, explicó el deportista.
También podría interesarte:



Artículos Relacionados

Back to top button