Otros Deportes

La vez en la que un periodista mexicano robó el jersey de Brady en pleno Super Bowl

Difícilmente un Super Bowl en los últimos 20 años ha tenido relevancia sin contar con el nombre de Tom Brady. El mariscal de campo de 43 años de edad es considerado una de las máximas leyendas del emparrillado gracias a los increíbles éxitos que suma a nivel individual y colectivo, los cuales ascienden a seis anillos de SB que podrían resultar en siete si esta tarde Tampa Bay vence a Kansas City en el Raymond James Stadium.

Más Futbol en video


VER MÁS: ¿Qué pensarán los fanáticos de esta situación? Álvaro Morales se burla de Pumas y critica a la afición tras caer ante Rayados

Sin embargo, el nacido en California también estelarizó una de los eventos más inéditas, inexplicables y bizarros en la historia del futbol americano, el cual guarda relación con un periodista mexicano que, durante un Super Bowl, se robó el jersey del quarterback.

El personaje en turno es Mauricio Ortega, quien fuera director del diario ‘La Prensa’ y que, durante el Super Bowl LI, aprovechó el festejo de Tom Brady (quien regresó de una desventaja brutal para conquistar un anillo más a su cuenta con Nueva Inglaterra) para robar el uniforme del mariscal de campo, mismo que se valuó en USD 500.

Los videos mostrados en aquella ocasión revelaron que el acto comenzó cerca de las 21:36 horas, cuando Brady se quitó su jersey para colocarse la casaca de campeón. Este fue entregado a uno de sus asistentes, quien minutos después dejó el mismo en el vestidor. Posteriormente se observó a Mauricio Ortega, quien, sigilosamente, entró a los vestidores evitando ser captado por las cámaras de vigilancia.

Estas pudieron grabar, a las 22:18 horas, el momento preciso en el que Ortega sale de los vestidores con una bolsa negra debajo del brazo izquierdo en la cual, posteriormente, se confirmó que venía el jersey de Brady. Tras horas de investigación se pudo constatar al responsable, mismo que fue fichado por los elementos de seguridad.

Con el pasar de los días se confirmó que el uniforme de Brady, junto a otros aditamentos recogidos en distintos Super Bowls, habían sido encontrados en Atizapán de Zaragoza, dentro del Estado de México. Al final Ortega renunció a su cargo en ‘La Prensa’ y tiempo después concedió una entrevista en la que aseveró que el suceso no había sido un acto premeditado.

Esta es la historia de Mauricio Ortega y el robo a Tom Brady en el Super Bowl LI, mismo que se recuerda como uno de los más históricos de los últimos tiempos gracias al regreso de Nueva Inglaterra, quien venció a Atlanta por 34-28.



Artículos Relacionados

Back to top button