Otros Deportes

Jessica Fox ganó sus medallas olímpicas con ayuda de un condón: Video

La australiana mostró mucha creatividad para resolver un gran problema

Para ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, hay que estar preparados en todos los aspectos posibles y la australiana Jessica Fox lo comprobó. Confirmó los pronósticos y se convirtió en la primera campeona olímpica de la categoría C1 de piragüismo eslalon de Tokio 2020, modalidad que se estrenaba en unos Juegos, todo, con ayuda de un condón que utilizó para reparar su kayak.



Más Futbol en video


Jessica Fox, que se había quedado con el agridulce sabor del bronce en K1 cuando su pretensión era alcanzar un histórico doblete, fue la mejor en la semifinal con 110.59, y en la final, presionada por el magnífico crono que había hecho la británica Mallory Franklin, hizo una demostración de clase, habilidad, concentración y poderío para colgarse el oro con un descenso sin fallos y un crono de 105.04.

Franklin, que pasó de ‘tapada’ a la lucha por las medallas, acabó siendo plata a 3.64 de la palista ‘aussie’, nacida hace 27 años en Marsella (Francia), y el bronce fue para la alemana Andrea Herzog a 6.09.

Fue octava la española Nuria Vilarrubla, novena del ránking mundial, y que accedió a la final con el octavo crono de las semifinales (119.99), que no pudo rebajar en la bajada definitiva, en la que, tras tocar las puertas 12 y 21, penalizó con cuatro segundos para marcar 127.33.

Doble medallista mundial, Vilarrubla al menos pudo acabar en puestos de diploma olímpico con ese octavo puesto, que supone una buena participación en estos Juegos de Tokio, en los que el equipo de eslalon se está comportando de nuevo como un valor seguro.

VER MÁS: Federación de softbol se pronuncia por uniformes de México en la basura

Maialen Chourraut, campeona olímpica en Río 2016 y bronce en Londres 2012, cerró el círculo con una plata en K1 femenino, y Ander Elosegi, en C1 masculino, sumó su cuarto diploma con una octava plaza.

La brasileña Ana Satila, que había sido tercera en la semifinal, no pudo encontrar el refrendo de una medalla olímpica en sus terceros Juegos y tras ir perdiendo tiempo no pasó la cabeza en la puerta 22, con lo que fue penalizada con 50 segundos y acabó décima y última con 164.71.



Artículos Relacionados

Back to top button