ExtracanchaMéxicoMundial Rusia 2018Noticias

¡Los 24 seleccionados del Tri estuvieron en la fiesta!

No eran escorts, eran amigas y famosas, dice fuente cercana a la plantilla.

Toda la plantilla de la Selección de México estuvo en la fiesta del pasado fin de semana en Lomas de Chapultepec. La reunión estaba planeada desde antes del encuentro entre México y Escocia, el cual terminó con victoria para México. Los capitanes del Tri: Rafael Márquez, Andrés Guardado y Guillermo Ochoa consiguieron una casa a través de su representante para la reunión, informó El País.

Nadie quedó descartado para la verdadera despedida del Tri, hasta el mismo Juan Carlos Osorio sabía que no sólo había ocho seleccionados en la reunión, sino toda la plantilla que irá al Mundial Rusia 2018. “No hemos hecho ningún acto de indisciplina, no estábamos en una concentración y eso nos deja tranquilos”, mencionó Guardado en la última conferencia de México.

“Estuvieron los 23. Salieron del estadio Azteca en camionetas y se fueron a la casa. Cenaron ahí. Sé que hubo mujeres”, mencionó uno de los jugadores del combinado azteca, quien no quiso dar su nombre. Otro invitado más apuntó: “Algunos llegaron a diferente hora y otros, obviamente, se fueron yendo en el transcurso de la noche”.

La casa está ubicada en el número 382 de Bosque de Sauces; tiene un portón negro. A los presentes en la fiesta se les indicó que debían apartar sus teléfonos celulares, para que no hubiera ninguna evidencia de la magna reunión del Tri, previo al viaje a Europa y encarar su último partido de preparación contra Dinamarca este sábado 9 de junio.

Te aseguro y afirmo que fueron todos. Fue algo planeado. No hubo ninguna mujer pagada. Eran libres”, puntualizó otro seleccionado, quien no dijo su nombre a El País por miedo a represalias. Afirman que no había prostitutas, sino una reunión con amigas -algunas de ellas famosas- y familiares de los seleccionados.

“Era una fiesta normal, había de todo, agua para el que no quisiera tomar alcohol, hubo algunos que no tomaron nada. Eran amigas, no escorts. Era una fiesta para cerrar filas, unir al grupo, llegar bien. Al final el grupo está partido”, dice uno de los familiares de los jugadores que estuvieron en la fiesta.

Con información de Diego Mancera de El País.


Etiquetas

Artículos Relacionados

Close