MéxicoMundial Rusia 2018Noticias

¿En qué se beneficia un jugador que no disputa ni un minuto en un Mundial?

Erick Gutiérrez, Alfredo Talavera, Jesús Corona y Javier Aquino no tuvieron participación en Rusia.

Selección de México

¿Sirve ir a una Copa del Mundo si no vas jugar ni un sólo minuto? Sirvió y mucho. Erick Gutiérrez, Alfredo Talavera, Jesús Corona y Javier Aquino fueron los únicos jugadores de la Selección de México que no jugaron ni un minuto en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

El “Guti” fue uno de los elementos del Tri que entraron de emergencia por la lesión de un jugador, en este caso la de Diego Reyes. Sin embargo, Juan Carlos Osorio, estratega del equipo, mencionó que Gutiérrez era el recambio natural en la posición que juega Andrés Guardado.

Si no disputas ningún minuto, ¿cómo te sirve el Mundial si no vas a jugar? En entrevista para El Economista, Manuel González de DPA, dijo: “Sin duda, la experiencia se gana aun sin jugar. Es parte importante del desarrollo futbolístico también ser parte del grupo que va al mundial, vivir los ambientes, los estadios, los viajes, la presión, la victoria y la derrota, incluso en los entrenamientos, ya que es algo que no vivirás en ninguna otra parte más”.

Hirving “Chucky” Lozano es uno de los mejores amigos de Erick desde que estaba en el club Pachuca. No obstante, a través de su redes sociales,  Gutiérrez evidenció lo bien que se llevó con Jesús Gallardo, futuro jugador de Monterrey de la Liga MX.

En los dos triunfos del Tri contra Alemania y Corea del Sur, Erick Gutiérrez convivió con los futbolistas de mayor jerarquía de la Selección (Carlos Vela, Giovani dos Santos, entre otros); en la derrota dejó a su gran amigo, Lozano, vivir la catarsis de la derrota.

El rol de Erick Gutiérrez pasó de figurar en la lista de 28 jugadores a ser el futuro del combinado Nacional en el próximo Mundial de Qatar 2022. No tuvo más de 30 convocatorias con Osorio, disputó solamente 105 minutos en dos partidos, pero le ganó el puesto a jugadores consolidados como Jesús Molina, Oswaldo Alanís y Jürgen Damm.

Con información de Eduardo Hernández de El Economista.

Twitter de @GutiGalaviz

 


Vía
El Economista
Etiquetas

Artículos Relacionados

Close