Extracancha

Los futbolistas rusos Kokorin y Mamáev entran a prisión por golpear a hombres

La brutal agresión que dieron a funcionarios y un chofer no se quedó impune.

Moscú, Rusia (EFE).- Los futbolistas rusos Alexandr Kokorin (Zenit) y Pável Mamáev (Krasnodar) entraron en prisión después de protagonizar una brutal agresión contra dos funcionarios y un conductor.

Después de que un tribunal de Moscú les impusiera la prisión preventiva como medida cautelar, los futbolistas Kokorin y Mamáev fueron trasladados al famoso centro de detención Butirka, donde estuvieron encerrados famosos disidentes soviéticos.

Los futbolistas y el hermano de Kokorin, que también es acusado de participar en las agresiones, estarán en cuarentena durante diez días, tiempo durante el que serán examinados por médicos y psicólogos.

Seguidamente, serán trasladados a un bloque especial, donde “las condiciones son más confortables”, según explicó Iván Mélnikov, secretario de la comisión que vela por los derechos de los presos en Moscú.

En principio, Kokorin y Mamáev deberán permanecer en Butirka hasta el 8 de diciembre, aunque sus abogados han adelantado que recurrirán su encarcelamiento con el argumento de que tienen hijos pequeños, pero la juez no atendió a razones y les envió a prisión.

Kokorin y Mamáev han sido encerrados en virtud de la parte 2 del artículo 213 (gamberrismo) y 116 (agresión) del código penal, lo que puede acarrearles penas de hasta siete años de cárcel.

El comportamiento violento de los jugadores ha sido condenado por el Kremlin, el Gobierno, la Cancillería, la Duma, el Ministerio de Deportes, sus clubes y leyendas del deporte ruso.

Su detención se ha convertido en la noticia número uno en este país, donde los programas de televisión y los comentarios de la prensa escrita piden un castigo ejemplarizante para ambos futbolistas.

Según la agencia Interfax, el escándalo ha tenido tanta resonancia que los nombres de Kokorin y Mamáev han superado esta semana al del presidente de EEUU, Donald Trump, en menciones en la prensa rusa, sólo por detrás del jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

Ninguno de ellos disputó el pasado Mundial 2018, en el que Rusia llegó a los cuartos de final tras eliminar a España, y tampoco habían sido citados para los partidos de la Nations League de esta semana, ante Suecia y el domingo frente a Turquía.


Etiquetas

Artículos Relacionados

Close