Internacional

Jugador de Boca Juniors confesó: “No puedo jugar en una cancha donde puedo morir”

El capitán del equipo xeneize fue uno de los más afectados por el ataque que recibieron de aficionados de River Plate.

Pablo Pérez, capitán de Boca Juniors y quien resultó con afectaciones en un ojo durante el ataque al autobús del equipo previo a la final de Copa Libertadores, regresó al hospital este lunes.

A su salida, Pablo Pérez arremetió contra la Conmebol y organizadores del partido por obligar a Boca Juniors a jugar en un estadio donde impera un ambiente hostil.

“No puedo ir a una cancha donde no me brindan seguridad. ¿Qué pasaba si jugábamos y ganábamos? ¿Quién me saca de ahí? Si la gente estaba loca antes de entrar imagínate si les dábamos la vuelta en su cancha… ¡me matan! No voy a jugar en una cancha donde puedo morir”, dijo este lunes Pérez tras salir de una clínica privada.

“Es una vergüenza lo que pasó. Tengo mi señora y tres hijas. La mayor me abrazó cuando llegué a casa y estaba llorando. Uno no puede jugar de esta manera, esto no puede pasar más”, añadió.

Fuente: Twitter @BocaJrsOficial

Pablo Pérez aseguró que ningún médico de la Conmebol lo revisó o se preocupó por su salud tras la agresión.

“Nunca, repito, nunca me vinieron a ver. (Un médico) fue al vestuario y firmó un papel diciendo que yo estaba en condiciones (de jugar), y no veía nada. No me vino a ver ni al hospital, jamás me revisaron. No vino el médico de la Conmebol, debe tener alguna orden de que no me viniera a ver. Si a mí me sacan el ojo, no me lo paga nadie”, precisó.

“Apenas salimos del portón en la ambulancia, yendo al hospital, seguían tirando piedras y lo pueden decir la enfermera y el conductor”, finalizó.


Etiquetas

Artículos Relacionados

Close