Hard NewsInternacionalNoticias

¿Dónde te sientas en el autobús? Revelan en qué parte es más fácil contagiarse de COVID

Una investigación científica determinó en qué asientos del transporte público puede existir una mayor carga de gotas de saliva, lo cual sería importante para contener la pandemia por COVID-19.

¿Te gusta viajar viendo la ventana de camión o pegado al pasillo? La posición en que te encuentres determinaría si tienes mayores posibilidades de contagiarte por COVID-19, o al menos, eso es lo que determinó un estudio publicado por la revista científica Physics of Fluids.



Más Futbol en video


De acuerdo con este estudio, las personas que se encuentran en el pasillo son más susceptibles a contagiarse y contagiar a otros, esto si viajan en un autobús con aire acondicionado. En la simulación hecha por los expertos se observó como las gotas de saliva son atrapadas por el mecanismo y esparcidas en toda la fila.

Caso contrario ocurre con las personas que se colocan en la ventana. Según el estudio, las gotas de saliva que esparcen tienen menor posibilidad de ser captadas por el aire acondicionado y enviadas hacia otros pasajeros.

El estudio ayudará a comprender cómo se comporta el COVID-19 en espacios cerrados.
El estudio ayudará a comprender cómo se comporta el COVID-19 en espacios cerrados.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores le pidieron a las personas que pronunciaran fuerte la vocal a, para saber hacia dónde circulaba el aire. Después hicieron una representación detallada de cada uno de los flujos y cómo se comportan en presencia del aire acondicionado.

Durante la realización del estudio no se olvidaron las medidas sanitarias y los participantes usaron cubrebocas. Además, sirvió para que los especialistas obtuvieran resultados más realistas.

Carlos Peña-Monferrer, autor del estudio, dijo que cuando se trata de prevenir mayores contagios por COVID-19, al menos en el transporte público, no se toman en cuenta otros fenómenos físicos: la exhalación de las personas, la ventilación del lugar y otras interacciones de nuestro cuerpo.

Agregó que los resultados de este estudio no sólo buscan ser útiles en el transporte público -autobuses, aviones o trenes-, sino también en áreas comunes donde el espacio es cerrado: edificios residenciales, oficinas, centros de salud, escuelas, entre otros.

 

 



Artículos Relacionados

Back to top button