Hard News

COVID-19: ¿debemos preocuparnos por la nueva variante sudafricana?

Hasta el momento solo han sido descubiertos un pequeño grupo de casos en Hong Kong y Botsuana.

Recientemente autoridades de salud de Sudáfrica informaron sobre la detección de una nueva variante del virus del SARS-CoV-2, identificada como B.1.1.529, la cual ha sido descubierta en un pequeño grupo de personas de Hong Kong y Botsuana.



Más Futbol en video


Esta nueva variante ha sido considerada de gran preocupación por expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el alto número de mutaciones que ha desarrollado.

“No conocemos mucho de esta variante aún, sabemos que tiene un alto número de mutaciones, y la preocupación es que ello afecte al comportamiento del virus”, mencionó María Van Kerkhove, jefa de la unidad técnica anticovid de la OMS.

Y es que, de acuerdo con científicos, la nueva variante B.1.1.529 presenta más de una treintena de mutaciones, de las cuales, algunas de ellas son motivo de preocupación por su posible impacto en la transmisibilidad, así como por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección al virus.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud aclaró que tomará unos días ver qué impacto puede tener, así como el potencial que pueden brindar las vacunas ante la variante.

“No hay motivo para la alarma, pero hay que ver qué significa”, mencionó Van Kerkhove.

Científicos británicos alertan por nueva variante

Aunque hasta el momento no existe nada concluso ya que la variante B.1.1.529 recientemente fue descubierta, científicos británicos alertaron que este nuevo virus tiene importantes modificaciones, por lo que ha generado gran preocupación porque podría facilitar al virus evadir la respuesta inmunitaria del cuerpo y por consecuente hacerlo más transmisible.

Las 32 mutaciones que ha presentado significa que podría extenderse más que la cepa Delta, la cual, es una de las causantes de la mayor parte de los contagios de contagio.

De acuerdo con el virólogo del Imperial College, Tom Peacock, la variante tiene más alteraciones en su proteína de pico que cualquier otra variante, misma que es la parte del virus que utilizan la mayoría de las vacunas para preparar al sistema inmunológico para combatir a la enfermedad.

Según el experto, estas mutaciones pueden afectar la capacidad del virus de infectar células y propagarse, aunque también podría ocasionar que las células de defensa del cuerpo tengan problemas para atacarlo.

Asimismo, Peacock afirmó que la variante B.1.1.529 contiene las mutaciones K417N y E484A, mismas que son similares a la de la variante Beta que la hicieron más resistente a las vacunas, así como la N4440K, que se encuentra en la Delta, y las P681H y N679K.

“Es necesario monitorearla cuidadosamente”, y advirtió que la combinación de mutaciones de la variante la convierte en “terrible”.

Con información de EFE

También te puede interesar:

A la inmortalidad: Mario Vargas Llosa es elegido como miembro de la Academia Francesa de la Lengua

#25N: Estas son las leyes en la lucha para la eliminación de violencia contra mujeres

Metro CDMX registra 256 casos de acoso y abuso en lo que va del 2021

#25N: Cómo ha aumentado la violencia contra mujeres en México



Artículos Relacionados

Back to top button