Fuera de Juego

Conoce a la mexicana que participó en la serie de Netflix “El juego del calamar”

Carla Fernanda Ávila tiene 28 años y está triunfando como actriz en Corea del Sur.

El juego del calamar es sin lugar a dudas la serie más popular en Netflix actualmente, pero si de algo tenemos que hablar es de la actriz y modelo mexicana que forma parte de la inquietante y adictiva trama.



Más Futbol en video


La serie surcoreana creada por Hwang Dong-hyuk cuenta con la participación de Carla Fernanda Ávila, actriz y modelo de 28 años que es originaria de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, pero que radica en Seúl, la capital de Corea del Sur, desde 2017.

Carla Fernanda Ávila en El juego del calamar

La mexicana Carla Fernanda Ávila aparece durante los últimos capítulos de El juego del calamar, cuando en la trama los miembros VIP observan el desempeño de los jugadores en la sangrienta competencia.

Ávila forma parte del grupo de las esculturas vivientes con Body painting que se encuentran en el gran salón, que está adornado de una manera exótica y deja en evidencia los ostentos de los que se rodean los miembros VIP.

En su cuenta de Instagram, Carla Fernanda dio a conocer que hizo pública su participación en El juego del calamar debido a que varios de sus amigos la reconocieron, lo cual habla muy bien del cariño que le tienen.

“Para ser honesta, casi no compartí mi aparición en la serie de Netflix ‘El juego de calamar’, pero, algunos amigos me reconocieron y me enviaron mensajes de texto al respecto. Entonces, después de hacer algo de meditación, decidí compartirlo”, se lee en una de sus publicaciones.

Una actriz en camino a la consolidación

Antes de El juego del calamar, Carla Fernanda participó en K-dramas como The Beauty Inside y Record of Youth, y también en la película Space Sweepers, y hasta en programas de concursos.

Ávila llegó a Seúl con el sueño de estudiar una segunda carrera, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, luego de haber cursado Ingeniería en Finanzas. Pero, a pesar de haber sido aceptada en la universidad, no consiguió la beca.

Debido su amor por la cultura asiática, Carla decidió quedarse un tiempo para estudiar el idioma coreano mientras trabajaba, primero como mesera en un restaurante mexicano, y luego como bartender en un casino.

Su vida dio un asombroso giro de cuando un amigo le marcó para ofrecerle una oportunidad como extra en Memorias del D’ambra, un K-drama con escenas “en España”. Tras triunfar en la actuación, decidió dejar la atención a clientes y entrar de lleno al mundo del entretenimiento.

El juego del calamar sin duda seguirá dando de qué hablar, y es un gran logro que una actriz y modelo mexicana sea parte de su historia.

Con información de Infobae

También te puede interesar:



Artículos Relacionados

Back to top button